Blog

Zona de seguridad

¿Y cómo fueron las vacaciones, esos días en España?

Pues la verdad es que francamente bien. Desconecté un montón (mi feed reader está que revienta ahora), vi a gente que hacía siglos que no veía, fui a la playa, fui al campo, volvi a la playa, visité familiares, pagué un suplemento para que cuando me vaya de España sepan lo ingenierísima que soy1, y ahora llega lo gordo: ¡¡¡¡conseguí anular mi cuenta con Bancaja!!!!

¡Creo que no tiene suficientes exclamaciones! Y es que ya lo dice el refrán: a la tercera va la vencida. Aprovechando que iba allí a pasar por caja (nunca mejor dicho), me atreví a preguntar por enésima vez si habrían hecho el favor de cancelar aquellas tarjetas que tan inoportunamente se situaban entre mi objetivo (cerrar mis cuentas) y yo. Y ya temiendo lo peor, temiéndome otro de esos Vuelva usted mañana, me descubro a mí misma cinco minutos después siendo ex-cliente de Bancaja. Qué liberación.

Pero esto aún no es lo más gordo gordísimo y orondo. Lo total ocurrió el último día de mi estancia en la tierra de la luz, el azahar y las cucarachas de Septiembre. Puede dar fe de esto especialmente la cucaracha que decidió aposentarse bajo de la mesa en el café donde almorcé el miércoles, aunque yo trataba de alejarla a base de puntapiés varios mientras me preguntaba si las cucarachas podían saltar, y si era el caso, si sería mejor que dejara de golpearla, no fuera a ser que se enfadara y viniera a por mí.

En fin, que después de aquella batalla perdida contra la cucaracha, decidí darme un garbeo por el Barrio del Carmen. He de confesar que me encanta perderme por esas calles, sus cómicos nombres, la caprichosa disposición de las mismas, las tiendas especializadas (las pocas que quedan), esa tranquilidad de casco antiguo y en definitiva el carácter propio que tienen (o el poco que le queda, también).

Y como no es muy común que yo tenga ocasión de pasear por dichas calles, me dedicaba a hacer fotografías para mi posterior solaz y disfrute rememorando los juegos de luces sobre las rugosidades de las fachadas, los desconchados, la arquitectura tan de Mortadelo y Filemón, como dice mr.doob, las cosas viejas y todo eso.

Así que llegué a la calle del Salvador, y se desveló como una especie de paraíso para los macros. Timbres viejísimos, sombras de plantas, tuberías imposiblemente espachurradas… todo fantástico. Enmedio de la calle hay una especie de descampado cercado por unas placas de metal; desconozco si antes habría allí un edificio o cómo está el tema. Pero los vecinos se quejan de algo, e imagino que debe estar relacionado con el descampado.

Obsérvenlo ustedes mismos:
Calle del Salvador, Valencia

A un lado de la plaza podía ver a un policía municipal dándole al palique con otro señor. Sus buenos minutos se pasaron charlando, y mientras tanto yo zas zas zas, haciendo fotos de uno y otro detalle. El macro de la cámara estaba que ardía:

Timbre en Calle del Salvador, Valencia

Timbre en Calle del Salvador, Valencia

Y mientras tanto aquellos blablabla. En eso que se me acaba aquel lado y observo que había una casa de deliciosas texturas por allí enfrente. Tengo debilidad, además, por esos miradores:

Casupa en Calle del Salvador, Valencia

El lateral, además era fantástico. ¡Qué luz! ¡Riéte tú de Sorolla! Esa sombra de la baranda, los degradados en la pared, ¡las texturas!

Casupa en Calle del Salvador, Valencia

Estaba yo extasiada en la contemplación de dicho hallazgo y tratando de hacer una foto que lo capturara de la manera más fidedigna posible, cuando de repente oigo una voz que me dice:

Buenos días, señorita.

Era el mismo policía que se entregaba a las artes de la oratoria mientras yo me entregaba a la contemplación de naturalezas muertas.

Buenos días…

¿Es usted fotógrafa?

Aquello me pilló desprevenida. Le iba a decir que era Ingeniera Superior y que además en breve podría certificarlo en Europa, pero pensé que para nuestros propósitos eso era absolutamente irrelevante. Entonces recordé que en el país de los aficionados, todos somos profesionales. Es decir, si Fulanito es informático porque tiene un ordenador y trastea con él, yo soy fotógrafa porque tengo una cámara y trasteo con ella. ¡Igualdad!

Así que le dije:

Sí claro.

El hombre no estaba muy convencido.

¿Sabe usted que esto es una Zona de seguridad?

Yo qué voy a saber que eso es una Zona de seguridad. Una, acostumbrada a Zonas de seguridad como las de New Scotland Yard, con cámaras a tutiplén, barreras para evitar que entren en un edificio por el método del camión-embiste escaparates, y un porrón de policías metralleta en mano y con chaleco antibalas, pues no piensa que un edificio ruinoso y con vecinos que se lamentan por el chusco de hormigón que les van a plantar en los morros sea una zona especialmente atendida por el insigne ayuntamiento.

Pero eso no se lo dije. En lugar de eso le dije algo mejor:

Si quiere le enseño las fotos. Yo no hago nada malo. Al contrario. Estoy fotografiando las texturas. ¡Las texturas! La luz, las sombras. Pero no es nada raro. ¿Puedo seguir haciendo fotos?

Y me contesta con una especie de sonido gutural. Lo tomé por un sí.

Pero va y se me acaba la batería entonces. ¡Que no sería gafe!

PD Y para rematar el cúmulo de sucesos extraños o curiosos, en el aeropuerto vimos a Andrés Calamaro. ¡El que faltaba!

1 Es un invento nuevo que se han sacado de la manga estos de la Universidad. Cogen y preparan una plantilla de Word o Powerpoint en su defecto, con una lista de las materias que se estudian en tal titulación, y un huequecito para poner el nombre del Paganini. Entonces hacen un mailing masivo a todos los alumnos que ya han pagado el título y les dicen que si pagan 78€ por un suplemento, les darán un documento que certifica sus conocimientos para cuando salgan de España. Los futuros empleadores no tienen más que echar un vistazo a ese par de folios para arder en deseos de contratarlo. Sin mirar el CV ni hacer pruebas de nivel ni nada. ¡No sé cómo he podido sobrevivir tres años sin él!

Comments

Quimera

Me encanta la foto del primer timbre...con permiso me la descargo para usarla como fondo de escritorio. SIGUE HACIENDO FOTOS!!

Got anything to say?

Your name
e-mail (optional)
Website (optional)